25 junio 2014

Moción del PSdeG-PSOE relativa a la REFORMA CONSTITUCIONAL



EXPOSICIÓN DE MOTIVOS:

La reciente abdicación del Jefe del Estado y la puesta en marcha de los mecanismos institucionales previstos para la Sucesión a la Corona han abierto un intenso debate social, institucional y cívico sobre la continuidad o no de la Monarquía Parlamentaria y sobre la necesidad de que los ciudadanos definan, de nuevo, la Forma de Estado para las próximas décadas.

 Es cierto que estamos ante un Pleno Municipal y que el modelo de convivencia en el Estado y la Jefatura del mismo son asuntos tratados en otros ámbitos institucionales, pero no lo es menos que el Salón de Plenos municipal es la casa de todos los ciudadanos y ciudadanas y que el momento, la trascendencia del mismo y el camino a seguir en el futuro exigen manifestar, con responsabilidad y claridad, nuestra opinión.

La actual Constitución española fue aprobada por las Cortes el 21 de julio de 1978 tras año y medio de negociaciones. El resultado de la votación arrojó una abrumadora mayoría: 258 votos a favor, 14 abstenciones (Alianza Popular y ERC), 2 en contra (EE y un diputado de Alianza Popular) y habiendo abandonado el Hemiciclo los ocho diputados del PNV.

Dos meses antes, el 11 de mayo, la Comisión Constitucional aprobaba el Artículo Primero que establecía la Monarquía Parlamentaria como forma política del Estado. Esta aprobación se hacía con la abstención del PSOE, que a través del diputado Gómez Llorente presentó un Voto Particular defendiendo la República. No obstante, como afirmó el diputado en su brillante intervención, el Partido Socialista aceptaba el Texto Constitucional consciente de la trascendencia del momento y siempre y cuando la Monarquía fuese compatible con la democracia y “se asiente y se imbrique como pieza de una Constitución que sea susceptible de un uso alterativo por los Gobierno de derecha o de izquierda que el pueblo determine a través del voto y que viabilice la autonomía de las nacionalidades y las regiones diferenciadas”.

Finalmente, la Constitución era aprobada en Referendum el 6 de diciembre, con el 87,87% de los votos en una convocatoria en la que se abstuvo el 32,8% del censo. La actual Constitución y el consenso político y ciudadano en torno al mismo permitieron, desde aquél día, contar con el período de libertad y democracia más largo de nuestra Historia. Los 38 años que han pasado supusieron el desarrollo de sistemas públicos de derechos antes inéditos y de una arquitectura institucional en la que las Autonomías cobraron especial protagonismo.

Los socialistas hemos estado y estamos comprometidos con aquél consenso en torno a la Constitución Española, pero somos  también conscientes del momento que vivimos y de los retos que han de asumir las generaciones presentes y futuras. Hoy, en medio de una crisis económica y social de envergadura desconocida, una parte de aquellos sistemas públicos que formaron parte central de nuestro acuerdo constitucional se ven desmantelados por políticas que en nada respetan el consenso del 78. El desarrollo de las Comunidades autónomas y el mantenimiento intacto de las restantes instituciones exigen hoy un replanteamiento del Estado en todas sus líneas para adecuar el mapa institucional a la realidad y para hacerlo sobre un nuevo acuerdo político y ciudadano. Las tensiones territoriales y, en concreto, el desafío secesionista que mantienen hoy las instituciones catalanas exigen algo más que estrategias políticas de corto alcance.

Finalmente, los ciudadanos apelan hoy a la participación en las instituciones, a opinar, a decidir, a ser tenidos en cuenta y ser consultados en las circunstancias más diversas. Una mayoría de nuestro país no tuvo la oportunidad en su día de participar en el Referendum ni en el refrendo Constitucional. Es obvio que la complejidad del momento, la pluralidad política a lo largo de estos años, la madurez democrática de nuestra sociedad y la envergadura de los problemas actuales, exigen situar las respuestas en el ámbito de un nuevo consenso constitucional, de un nuevo acuerdo para la convivencia colectiva.

Durante el último año, el PSOE ha propuesto en varias ocasiones la necesidad de iniciar un proceso de Reforma de la Constitución Española. Somos conscientes de que ese proceso no admite improvisaciones y exige generosidad política, planteamientos rigurosos y participación del conjunto de los ciudadanos. Creemos que la mayoría de los elementos que permitieron el consenso histórico del 78 siguen vigentes pero pensamos también que es imprescindible renovar, desde el debate y el refrendo ciudadano, un acuerdo de esta naturaleza y que en ese debate, acuerdo y refrendo deben incluirse también la Forma de Estado y, por tanto, la Jefatura del mismo.
Por todo esto, el Grupo Municipal Socialista en el Concello de Arteixo solicita se someta a votación la presente MOCIÓN, e la adopción de los siguientes acuerdos:

            1-        El Pleno Municipal acuerda enviar a las Cortes Generales y al conjunto de las fuerzas políticas parlamentarias la propuesta de iniciar un proceso de REFORMA CONSTITUCIONAL, en el marco de las previsiones del propio texto, que alcance a la arquitectura institucional,  los acuerdos territoriales y el blindaje de los derechos sociales

2-        La REFORMA y el consenso constitucional deben alcanzar, asimismo, a la Forma de Estado recogido en el Artículo Primero del actual texto Constitucional.


3-        Tal y como está previsto, el proceso de acuerdo debe ser refrendado por los ciudadanos en un REFERENDUM

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Animamoste a comentar! Se deixas algunha forma de contactar contigo, poderemos responder.